Levantar alas como águilas...

Efesios 4: 31,32

24.03.2010 11:40

"Quítese de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia y toda malicia. Antes sed  benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo". Efesios 4: 31,32

 
El que se dice cristiano y no conoce la Palabra de Dios y no cumple su voluntad es un mentiroso; bien dice el Padre que no todo el que ole diga "Señor, Señor" entrará a su reino. Jamás seremos perfectos pero tenemos a nuestra disposición la ayuda del Espíritu Santo del Señor el cual puede transformarnos en nuevas y mejores personas. La conocida frase "genio y figura hasta la sepultura" es un engaño del diablo; dice la Palabra de Dios que Él escogió a lo débil del mundo para avergonzar a lo fuerte; así es que no es válido que el hombre se escude en sus debilidades. Para Dios no hay imposibles y múltiples testimonios confirman que aún los más despiadados delincuentes han sido transformados por el poder de Dios. La amargura, el enojo, la envidia, la ira, la gritería, el mal decir, la falta de perdón no forman parte de la naturaleza de Dios; por lo tanto, debemos entregarle al Padre esas debilidades y orar para que, gracias a la misericordia de Dios, seamos bendecidos con gozo,  paz,  amor,  dominio propio,  bondad,  perdón y  mansedumbre. Quien se empeña en guardar rencor hacia su hermano comete un grave error el cual es necesario enmendar. Recordemos que aprendemos del Señor y que el perdón es una de sus grandes enseñanzas pue Él perdona nuestros pecados cuando nos arrepentimos. Siga las huellas del Señor y perdone y no sea, como dice la Palabra, semejante a un sepulcro blanqueado que por fuera se ve hermoso pero por dentro está lleno de huesos sin vida.

Contacto

Lilliana María Incera Villalta

lincera03@hotmail.com

San José, Costa Rica

Buscar en el sitio

© 2009 Todos los derechos reservados.

Crear una website gratis Webnode