Levantar alas como águilas...

Habacuc 2:3

08.03.2010 11:33

"Aunque la visión tardara aun por un tiempo, mas se apresura hacia el fin y no mentirá; aunque tardare, espéralo porque sin duda vendrá, no tardará". Habacuc 2:3
 
Habacuc, el profeta, estaba seriamente preocupado por el mal que reinaba en el mundo. No entendía como Dios podía permitir el mal que en su tiempo imperaba. Dios le responde al profeta y le pide paciencia; le dice que cada vez está más cerca el tiempo del cambio y que debe aprender a esperar. Así como Habacuc se desesperó en su tiempo, de igual manera, nosotros nos angustiamos con las cosas que ocurren a nuestro alrededor. Pareciera que Dios está ausente pero nada más lejos de la verdad; Él espera el momento oportuno para actuar y, algunas veces permite que ocurran situaciones que no quisiéramos para que el corazón del hombre se vuelva hacia Él. La experiencia lo dice pues cuando una persona se encuentra en problemas es cuando más clama a Dios para que tome control de la situación. Dios sabe cual es el tiempo correcto para actuar; tengamos confianza en su sabiduría porque si actuamos y apresuramos las cosas podríamos destruir un plan perfecto. Tenga una actitud correcta y espere con gozo y paz. Ore si está esperando una respuesta y pídale al Espíritu Santo sabiduría y conocimiento para entender lo que el Señor quiere decirle. Solamente si usted conoce la Palabra de Dios podrá comprender lo que Él quiere comunicarle. Es imposible comunicarse con una persona que habla un idioma diferente al nuestro; de igual manera, sería imposible comunicarnos con Dios si no conocemos su pensamiento. Que sea hoy el día en que usted tome la sabia decisión de comenzar a estudiar las Sagradas Escrituras y, de esa manera, madure espiritualmente.

Contacto

Lilliana María Incera Villalta

lincera03@hotmail.com

San José, Costa Rica

Buscar en el sitio

© 2009 Todos los derechos reservados.

Crear una website gratis Webnode