Levantar alas como águilas...

Juan 3: 3

08.07.2009 11:58

“Respondió Jesús y le dijo: de cierto, de cierto te digo que el que no naciere de nuevo no puede ver el Reino de Dios”. Juan 3: 3

 

Esa fue la conversación que Jesús tuvo con Nidocemo el cual se sorprendió pues no sabía como podría ingresar de nuevo al vientre de su madre para nacer otra vez. Pero Jesús le advierte que no es un nacimiento natural sino espiritual. Que el tendría que cambiar su forma de ver las cosas para observarlo todo, en fe, desde la perspectiva de Dios siguiendo, en su vida, todas las enseñanzas que de boca de Jesús, pero inspirado por el Padre, había escuchado. Nacer de nuevo es comenzar a vivir y tener la valentía de decir: las cosas viejas pasaron he aquí todo es hecho nuevo en mi vida.  Volver a nacer es dejar atrás el pecado, que nos estorba, clamando por la única ayuda con la cual eso es posible: la intervención del Espíritu de Dios. El Espíritu del Señor es una persona que consuela, guía, orienta, redarguye, fortalece y revela el consejo que Dios quiere darnos. Abrámosle la puerta, rindámonos a Él y permitámosle que prepare el camino para transitar por una vida nueva la cual nos procurará grandes bendiciones.

Que el Señor los bendiga.

Contacto

Lilliana María Incera Villalta

lincera03@hotmail.com

San José, Costa Rica

Buscar en el sitio

© 2009 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode