Levantar alas como águilas...

Marcos 4: 5-6

06.05.2009 10:27

Durante sus 3 años de ministerio, el Señor Jesucristo habló a las personas en forma sencilla y clara de modo que todas aquellas personas que lo escuchaban entendieran lo que Él quería expresar. Es así, como el Señor habló muchas veces utilizando “parábolas” y parte de una de ellas es la que quiero compartir con ustedes.

La Parábola del Sembrador

“Otra parte cayó entre las piedras donde no había mucha tierra; esa semilla brotó pronto porque la tierra no era muy honda pero el sol al salir la quemó y como no tenía raíz se secó”. Marcos 4: 5-6

 

La semilla se refiere a la Palabra de Dios. Muchas veces, esa Palabra llega a corazones endurecidos por diversas circunstancias. No logra profundizar en el corazón, no tiene raíces. En el momento se disfruta pero con el tiempo se olvida y no se recuerda más. Es como una semilla que no profundiza en la tierra y con el tiempo se seca sin dar fruto. La Palabra de Dios deber permanecer siempre con todos nosotros. El Espíritu Santo es quien la revela. Pidamos ese gran milagro porque solo así podremos permanecer con quien nos salvó.

Me he estado preguntando cuantos de ustedes han continuado leyendo, desde buena mañana, la Palabra que, por este medio, Dios les envía todos los días. Por causa de la influenza AH1N1 muchos han estado muy ocupados y quizá han dejado de leer y disfrutar de estos mensajes. Es como si la Palabra se hubiera sembrado entre las piedras. Ojalá no sea así; pero, si ocurrió lo que planteo recordemos que Dios debe ser siempre, en nuestras vidas “la prioridad”.  De eso depende el éxito que cada quien tenga.

Contacto

Lilliana María Incera Villalta

lincera03@hotmail.com

San José, Costa Rica

Buscar en el sitio

© 2009 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode