Levantar alas como águilas...

Salmo 1: 1,2,3

18.05.2009 10:40

“Bienaventurado el varón (o la mujer) que no anduvo en consejo de malos sino que en la ley de Jehová está su delicia. Será como árbol plantado junto a corrientes de agua que da su fruto en su tiempo y su hoja no cae y todo lo que hace prosperará”.

Salmo 1: 1,2,3.

 

Deleitarnos todos los días en tener comunión con el Señor debe ser nuestra prioridad. Retirarnos a un lugar a solas con Él y hablarle como al mejor de los amigos es un deleite. Quedarnos en silencio, por el tiempo que sea necesario, y oír su voz es tener la prueba indudable de que tenemos a nuestro lado al Dios vivo. Cuanto tiempo dedicamos a la televisión?, o a una lectura que no nos edifica. Cuanto tiempo dedicamos a conversaciones que no nos edifican?. Ahora, cuanto tiempo dedicamos a la lectura de la Palabra de Dios, todos los días?.

Quien si lo hace, se mantendrá como un árbol fuerte que todos los días se nutre de las aguas de vida. En determinado momento, estará lleno de vida y dará fruto y alcanzará a otros y su obra se multiplicará por el poder del Santo Espíritu de Dios. Lejos de las aguas, las personas se marchitan, se cargan, se llenan de afanes y esa condición les limita su prosperidad. Seamos obedientes y dediquémosle al Señor un tiempo,de esas 24 horas al día que Él nos da.

Contacto

Lilliana María Incera Villalta

lincera03@hotmail.com

San José, Costa Rica

Buscar en el sitio

© 2009 Todos los derechos reservados.

Crear una website gratis Webnode