Levantar alas como águilas...

Salmo 40: 1,2, 3.

04.08.2009 14:37

“Pacientemente esperé a Jehová y se inclinó a mi y oyó mi clamor y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagozo. Puso mis pies sobre peña y enderezó mis pasos. Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos y temerán y confiarán en Jehová”: Salmo 40: 1,2, 3.

 

Algunas veces la respuesta a nuestra oración no es inmediata. En algunas ocasiones, hay que armarse de verdadera paciencia y durante la espera debemos mostrar una actitud positiva, de confianza en el Señor porque sabemos que la bendición llegará justo en el tiempo del Señor. Él se complace en quienes mantienen su esperanza puesta en Él aunque la respuesta tarde en llegar. Él vendrá a darnos fortaleza para enfrentar la prueba y la espera; de hecho, Él no permite pruebas que vayan más allá de lo que cada quien puede soportar y aún y cuando estemos en el desierto Él pondrá cántico en nuestra boca y nos coronará de favores. Dios es bueno y su misericordia, para con nosotros, es nueva cada mañana.

Que el Señor los bendiga.

Contacto

Lilliana María Incera Villalta

lincera03@hotmail.com

San José, Costa Rica

Buscar en el sitio

© 2009 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode