Levantar alas como águilas...

Isaías 41: 9

17.08.2009 07:51

“Porque te tomé de los confines de la tierra y de tierras lejanas te llamé y te dije: mi siervo eres tu, te escogí y no te deseché. No temas porque yo estoy contigo, no desmayes porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia”. Isaías 41: 9

No importa donde nos encontremos: en el campo o en la ciudad; en nuestro país o en tierra extranjera; al descubierto o escondidos, Dios siempre nos está llamando; oír y aceptar su llamado nos conviene porque lo que Él quiere brindarnos es su compañía y protección. Lejos de Él no somos nada y nos exponemos a caer en el pecado que, tarde o temprano, traerá graves consecuencias sobre nuestra vida. El Señor tiene su mirada fijamente puesta en nosotros y desea darle un rumbo seguro a nuestros pasos. Somos su especial tesoro y “la niña de sus ojos”. En ese lugar secreto, de comunión con Él, dígale ¡sí!, acepte su llamado, ábrale la puerta de su corazón y descanse, siéntase aliviado y perciba el poder de su presencia alentándote, esforzándote, enrumbando tus pasos hacia un mejor mañana y sujetándote para evitar que caigas. No importa la vida que tengas, no interesa si sos muy bueno o muy malo; tampoco interesa si te sentís indigno de atender su llamado; Él solo espera un ¡sí! de tu parte para abrazarlo y hacer fiesta como aquel padre que al fin encontró al hijo que había perdido.

Que el Señor lo bendiga.

Contacto

Lilliana María Incera Villalta

lincera03@hotmail.com

San José, Costa Rica

Buscar en el sitio

© 2009 Todos los derechos reservados.

Crea una página web gratisWebnode