Levantar alas como águilas...

Marcos 13: 35, 36, 37

07.07.2009 11:57

“Velad pues porque no sabéis cuando vendrá el Señor de la casa: si al anochecer o a la medianoche o al canto del gallo o a la mañana para que cuando venga de repente no os halléis durmiendo. Lo que a vosotros digo a todos lo digo: velad”. Marcos 13: 35, 36, 37

Todo lo que está escrito en la Palabra de Dios es una verdad. Jesucristo nació de una virgen llamada María. Creció acompañado de ella y de José. Fue instruido por ambos en las Sagradas Escrituras y luego se desprendió de la familia para iniciar un ministerio de salvación que duró más de 3 años. Luego, por su propia voluntad, Jesús subió al madero y fue crucificado para la salvación de toda la humanidad. Todos creemos los relatos que están en los evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Pero, también tenemos que creer, con igual certeza, que Él vendrá de nuevo para llevar consigo a su iglesia. Por eso, Él nos hace una advertencia; nos pide que velemos, que estemos alertas, que no nos durmamos en los laureles, que siempre tengamos un camino de rectitud, que sigamos su ejemplo e imitemos su estilo de vida, que nos arrepintamos de nuestros pecados porque, en cualquier momento, sin ningún aviso, Él vendrá. Que la Palabra de Dios sea motivo de reflexión, todos los días y que seamos hacedores de esa verdad llevándola a la práctica, en nuestro diario vivir para bien de nosotros mismos y de quienes nos rodean.

Que el Señor los bendiga.

Contacto

Lilliana María Incera Villalta

lincera03@hotmail.com

San José, Costa Rica

Buscar en el sitio

© 2009 Todos los derechos reservados.

Crea una página web gratisWebnode