Levantar alas como águilas...

Mateo 7: 1, 2, 3, 4, 5

16.06.2009 11:29

“No juzguéis para que no seáis juzgados porque con el juicio con el que juzgáis seréis juzgados y con la medida con que medís os será medido. Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo?, o como dirás a tu hermano: dejame sacar la paja de tu ojo y he aquí la viga en el ojo tuyo. Hipócrita!, saca primero la viga de tu propio ojo y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano. Mateo 7: 1, 2, 3, 4, 5

 

Definitivamente, juzgamos con mucha rapidez. Nos pasamos la vida señalando las debilidades de los demás y Dios nos llama a sanar nuestra tierra primero para luego ayudar a los demás. Muchas veces, la Palabra de Dios es bastante dura, más cortante que espada de doble filo. Nos llama hipócritas y es la verdad aunque duela. Dejemos de ver las pequeñas cosas en las vidas de los demás, dejemos de comentarlas con los demás porque eso no es de provecho. Recordemos que Dios observa desde los cielos la conducta de sus hijos y no podemos ocultarle nada. Pidamos al Espíritu Santo de Dios sabiduría para arreglar nuestras vidas primero, quitar las vigas que tenemos para luego ver con claridad y sobre todo tener mucha misericordia  para nuestro prójimo para que luego él la tenga con nosotros. En la cruz, el Señor dijo: Padre perdónalos porque no saben lo que hacen. Hoy en día, ese pensamiento se mantiene porque Él es nuestro principal intercesor ante el Padre Celestial y cuando juzgamos o señalamos a alguien se oye en los cielos nuevamente ¡Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen!.

Que el Señor los bendiga.

Contacto

Lilliana María Incera Villalta

lincera03@hotmail.com

San José, Costa Rica

Buscar en el sitio

© 2009 Todos los derechos reservados.

Crea una página web gratisWebnode