Levantar alas como águilas...

Salmo 15: 1, 2, 3, 5

23.06.2009 11:33

“Jehová quien habitará en tu tabernáculo?. Quien morará en tu monte santo? El que anda en integridad y hace justicia y habla verdad en su corazón. El que no calumnia con su lengua, ni hace mal a su prójimo. Ni admite reproche alguno contra su vecino. El que hace estas cosas no resbalará jamás.” Salmo 15: 1, 2, 3, 5.

 

El rey David le pregunta a Dios quien podría vivir con Él en su casa. Es una reflexión que el mismo salmista responde: vivirá con el Señor quien lo conoce, quien conoce su pensamiento y, en obediencia, hace suya la Palabra y la obedece. Ser “una buena persona” es un ejercicio de todos los días y, también, un proceso que va como la luz de la aurora de aumento en aumento hasta que todo se perfecciona.  En ese sentido, hemos fracasado en nuestro intento de enmendar nuestros errores con nuestras fuerzas tan limitadas. Realmente, necesitamos una dirección que viene de lo alto para retomar el rumbo de nuestras vidas. Es el Espíritu Santo, es la presencia de Dios, en nuestras vidas, la que hace posible los cambios de conducta que tanto necesitamos para llevar una vida satisfactoria que nos permita la paz con nosotros mismos y con los demás. El Espíritu Santo es el mismo Señor viviendo con nosotros; conversemos con Él para recibir el sabio consejo que nos dará firmeza y nos impedirá resbalar.

Que el Señor los bendiga.

Contacto

Lilliana María Incera Villalta

lincera03@hotmail.com

San José, Costa Rica

Buscar en el sitio

© 2009 Todos los derechos reservados.

Crea una página web gratisWebnode