Levantar alas como águilas...

1 Pedro 2: 9

09.06.2009 11:17

“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable”. 1 Pedro 2: 9

 

Es necesario creer, sin ningún asomo de duda, en la Palabra de Dios para que la bendición descienda a nosotros. La incredulidad no rima con Dios. Hay personas que consideran que no son dignas de ser bendecidas y que eso queda para otros. Sin embargo, desde siempre, Dios nos está dando una condición excepcional. Él nos dice que somos un pueblo escogido, que somos parte de un reino celestial y que el Rey  de Reyes y Señor de Señores nos llama “Hijos”. Nada más imagine los privilegios que tiene usted en esta vida si realmente cree que es hijo o hija de un Rey. Clame al Espíritu Santo para que el venga a arrancar los pensamientos engañosos que algunos le han insinuado y que le han permitido creer que el éxito no es para usted. Cuando comience a creerle a Él los cambios comenzarán a emerger en su vida y tendrá que compartir con otros ese maravilloso testimonio de cómo Dios lo rescató de un mundo de oscuridad y fracaso para llevarlo a su luz admirable. ¡Es tiempo de brillar. En Dios haremos proezas!

Que el Señor los bendiga.

Contacto

Lilliana María Incera Villalta

lincera03@hotmail.com

San José, Costa Rica

Buscar en el sitio

© 2009 Todos los derechos reservados.

Crea una página web gratisWebnode